Testimonio Mónica Galán

Siempre he dicho que no creo en un Coach que no tenga Coach. Lo que no sabía es que en la búsqueda del mío iba a encontrar en el mismo continente a un coach, a un amigo y a un guía espiritual sin parangón que a día de hoy me sigue remendando el alma. Tener una sesión con David es mirar de frente a tus miedos, darte permiso y aprender a mimarte, ser valiente y aceptar el cambio… Es el reencuentro con lo más profundo de tu propio ser. Eso que no nos damos el derecho a mirar los que vivimos pendientes de ser prácticos, mentales, rápidos… David Serrato te habla de que no hay necesidad de inmediatez en cuanto a lo que estar bien implica. Te explica que no hay atajos y que lo que te sucede en cada momento es lo correcto y perfecto para ti, porque, tal vez, tu “yo” más sabio, él parte de que todo lo que te sucede en verdad lo hemos buscado previamente, te está ofreciendo una oportunidad increíble para aprender la lección que necesitas aprender… GRACIAS David, por tu conocimiento infinito explicado para el niño que todos llevamos dentro, por tener un alma antigua, casi tan vetusta como el propio mundo, por tu paciencia y tu cariño. Gracias por ayudarnos a entender que VIVIR en sí mismo es el objetivo definitivo. GRACIAS.

Add Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Web Desarrollada por iPow e-commerce