Cómo mejorar tu autoestima

¿Cómo mejorar tu Autoestima?
Todos tenemos múltiples rasgos en nuestra personalidad. En mi opinión, uno de lo mas importantes es la autoestima, ya que, de la misma, derivan muchas de las actitudes que manifestamos frente a la vida. Es curioso que, de algo tan importante, nos enseñen tan poco, así que espero poder darte algo de luz en estas líneas.

Podríamos definir la autoestima como el grado de sentimientos y pensamientos positivos o negativos que tenemos sobre nosotros mismos y nuestro valor.

Este valor se forma cuando somos niños, ya que comparamos nuestro yo real con el yo ideal que creemos que los demás esperan de nosotros y la vamos desarrollando con nuestras experiencias vitales.

Como en todo, lo importante es tener un equilibrio, ya que podríamos tenerla baja (no me acepto y no valoro demasiado mis cualidades) o inflada (me valoro exageradamente).

Un equilibrio saludable en nuestra valoración, permite a la persona muchísimas cosas muy interesantes, entre ellas:

  1. Valerse por ella misma, sabiendo pedir ayuda cuando es necesario.
  2. Entender sus errores y usarlos como un aprendizaje para mejorar y lanzarse a su siguiente aventura con la confianza de tener ya experiencia en ese campo.
  3. Relacionarse con otras personas en función de lo que somos, no de lo que creemos que esperan o les gustarían de nosotros.
  4. Expresar su opinión, teniendo consideración por lo que otros opinen.
  5. Reconocer cuando se equivoca y preguntar cuando no sabe algo.
  6. Hacerse responsable de su vida, mostrándose sin problemas como un ejemplo en muchos campos para los demás.
  7. Identificar y expresar emociones. Lo que sin duda ayudará en su vida familiar, de pareja, entorno laboral, etc.

Qué hacer para mejorarla

Después de estudiar e investigar esta faceta y experimentarla en mi vida con cierta consciencia, creo que la gran clave para tener una buena autoestima reside en entender que tu valía nunca puede basarse en una valoración externa o sólo de nosotros mismos, basada en los resultados que obtenemos con lo que hacemos.

Tenemos una identidad formada según nuestros valores personales. Es lo que somos realmente, en esencia. Debemos aprender a parar e identificar quiénes somos. “Conócete a ti mismo” rezan todos los templos griegos de conocimiento.

Pero en lugar de basar nuestra valoración en el proceso de actuar según nuestra ética (esto genera una valía tremenda) una y otra vez nos valoramos por el  resultado de nuestras acciones.

Pongamos un ejemplo basado en mi propia persona. Durante mucho tiempo he jugado a voleibol y por tanto mi autoestima podría haber dependido de dos cosas:

Del resultado, es decir, si no gano, no valgo. Sin embargo, el resultado en este caso depende de muchas cosas externas: mis compañeros, la calidad del adversario, mi estado de ánimo o salud, el clima del día en que jugamos, el arbitraje, etc. Puedes darte cuenta de que todo eso es incontrolable por uno mismo, así que, si mi autoestima depende de ganar, nunca tendré el control sobre ello y siempre viviré con miedo a que el posible resultado no sea el que yo espero. Seguro que entiendes que nada en la vida es controlable (bueno hay una cosa que sí, pero te la explico en el siguiente punto).

De mi identidad y mis valores. Salimos un poco del resultado y nos vamos más hacia el proceso, si yo soy honesto y coherente al actuar con mis valores, aunque el resultado no sea siempre el que espero, podré mantener una buena autoestima y estar orgulloso de mi.

Lo único controlable en la vida, es el poder actuar en función de mis valores, esto no depende de nadie más que de mí. Puedo perder la final del campeonato y sentirme triste, pero si sé que hice todo como sabía que debía hacerlo, estaré con la conciencia tranquila y en paz conmigo mismo.

Por tanto, desde este enfoque la mejor forma de trabajar la autoestima es enfocar la vida y hacer cosas siempre desde tu ética, sintiéndote honesto y coherente contigo mismo/a. Está claro que para valorarte te ayudará hacer y conseguir cosas, pero desde tu identidad, no desde lo que crees que los demás esperan de ti. No solo eres lo que consigues.

Algunos consejos prácticos para aumentar tu autoestima

  1. Manejar tus críticas internas. Sé consciente de las críticas que te haces a ti mismo. ¿Le hablarías así a alguien que quieres?
  2. Escribe a Diario las cosas que haces bien. Tendemos a  fijar más la atención y a gastar mucha energía en lo que no nos gusta de nosotros o nos sale mal. En alguno de mis talleres, emparejo a personas que hacen un interesante ejercicio que consiste en que durante una semana, deben escribir al otro, al menos dos cosas que han hecho bien de las que se sienten orgullosos cada día. Anímate a hacerlo con alguien!!!
  3. Permítete equivocarte. Recuerda que no existe la perfección, por tanto relájate y se más permisivo con los resultados obtenidos. Puedes escribir en el móvil un listado de “errores”, siempre acompañado de algún aprendizaje que la situación te ha producido. Además debes añadir, qué harías si de nuevo apareciera una situación similar más adelante. Tendrás un fantástico diario de crecimiento personal.
  4. Pide a los demás que opinen acerca de ti. Otro de los ejercicios que me encanta hacer con la gente y que hacía mucho con los niños en las clases del colegio, es el de pedirles traer una lista de al menos 5 personas, que deben hablar de las cosas buenas que ven en ti. Te sorprenderá ver las muchas cualidades que desde fuera se ven en tu persona.
  5. Reconoce lo que puedes y lo que no puedes cambiar. Si te das cuenta de que no estás feliz con algo de ti mimo, puedes cambiarlo (por ejemplo, tener un peso saludable). Comienza hoy mismo. Si se trata de algo que no puedes modificar (como tu altura), trabaja para aceptarlo. Obsesionarte con las “fallas” puede sesgar tu opinión de ti mismo y bajarte la autoestima. La mayoría de las veces, ¡las demás personas ni siquiera notan esas cosas!
  6. Celebra el éxito de los otros. si reconoces a los demás sus éxitos, no tardarán en responderte con la misma moneda, ¡te lo aseguro!
  7. Acepta los elogios. Prueba a contestar con un simple gracias a un cumplido, no tienes que compensarlo, siéntete bien y punto. Si haces elogios, que sean sinceros, no consiste en regalar oídos (Si tu suegro o suegra, te hacen una comida que no te gusta nada, no la elogies, o seguramente te tocará comer lo mismo la próxima vez que los veas ;-D)
  8. Ayuda a alguien. Cuando puedas ver que lo que haces marca una diferencia, tu opinión positiva de ti mismo crecerá y te hará sentir bien.
  9. Haz ejercicio físico. “Mens sana in corpore sano”.
  10. Relájate y diviértete. ¿Alguna vez piensas cosas como “si fuese más atractivo, tendría más amigos”? Los pensamientos de este tipo pueden abrir un camino hacia la baja autoestima porque se centran en lo que no es perfecto en lugar de sacar lo mejor de la realidad. Pasa tiempo con personas a las que quieras (estas te valoran por quien eres no por lo que haces) y haz las cosas que te hagan sentir bien, esto te ayudará a sentirte bien contigo mismo, tal como eres.

Si al leer estas líneas has sentido inquietud, tal vez te puede interesar alguno de los Programas Personalizados que te ayudarán a descubrir nuevas herramientas y conceptos para mejorar o entender más sobre tu autoestima.

Add Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Web Desarrollada por iPow e-commerce